martes, 30 de septiembre de 2014

Matthieu Ricard el hombre más feliz del mundo y la clave de su felicidad

(MARTES 30/9/2014) Una de las búsquedas más reiterada en todos los seres vivos es alcanzar el estado de felicidad duradera, es decir una felicidad que vaya más allá de episodios pasajeros como pueden ser un viaje, unas vacaciones u obtener dinero para sentirse seguro en medio de sociedades individualistas que sólo fomentan el consumo -personal- y una  continua competencia de unos contra otros, para hacer que todos nos volvamos más "productivos" y con ello sigamos enriqueciendo a quienes en medio de sus propios dramas personales, no se cansan de seguir acumulando dinero.

Matthieu Ricard, un francés que vive hace 37 años como monje budista en el Himalaya,  es doctor en genética celular y experto en fotografía; pero sobre todo, es científicamente hablando el hombre más feliz del mundo, porque así lo han determinado diversas pruebas de medición realizadas por la Universidad de Wisconsin.

El video que aquí insertamos, es un documental realizado por el periodista argentino Jorge Lanata, a propósito de quién es considerado el hombre más feliz del mundo. En él, de manera documentada y con testimonios de entidades tan serias como el Instituto Mente y Vida de la Escuela de Medicina de Harvard, o el de un investigador de la London School of Economics, que coinciden en que la verdadera fuente de la felicidad no radica en las cosas materiales, sino más bien en factores internos como el amor altruista, la compasión y la capacidad que tenemos de brindar nuestro tiempo a los demás.

Como lo verán en este video, de hecho Matthieu Ricard, materialmente no tiene más que la túnica que lleva puesta y dos pares de zapatos, pero vive para dos proyectos humanitarios con los que  ayuda a 20,000 niños en diversas escuelas y 100,000 pacientes en numerosas clínicas de su ONG.

Si considera usted que tomarse 46 minutos en ver este video, es demasiado considerando los 1440 que tiene un día de su vida, le proponemos que lo tome como una inversión: serán los 46 minutos más provechosos, para conocerse mejor y para
-de pronto- encontrarle sentido a su vida.